dissabte, 25 de novembre de 2017

Nuevos paradigmas en la corrección del astigmatismo

Hasta un 30% de los pacientes candidatos a cirugía de catarata tiene más de 1,50 dioptrías de astigmatismo, según han asegurado diversos expertos en la jornada 'Nuevos paradigmas en la corrección del astigmatismo'.
"El objetivo de la jornada es abordar las últimas novedades en las técnicas quirúrgicas para la corrección del astigmatismo", ha explicado el director del curso de doctorado sobre córnea y cirugía refractiva en la Universitat Autónoma de Barcelona y jefe de la Unidad de Córnea y Cirugía en el Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) de Barcelona, José Luis Güell.
En concreto, durante el encuentro los especialistas han abordado los diversos tipos de cirugía: la intervención de pacientes con astigmatismo que se operan de cataratas, la cirugía en pacientes que se operan de cataratas y que previamente han sido sometidos a un trasplante de córnea; así como la intervención de pacientes jóvenes a los que implantándoles una lente intraocular se les corrige también el astigmatismo.
"Las lentes intraoculares son la solución que más precisión ofrece a los pacientes con astigmatismo", ha comentado el experto, para informar de que durante la jornada se han mostrado tanto las técnicas quirúrgicas como los nuevos instrumentos que permiten una mayor precisión y seguridad en las intervenciones, como el láser femtosegundo, que realiza algunos de los pasos más importantes en la cirugía de catarata.
Respecto a las nuevas tecnologías para la cirugía ocular, el oftalmólogo del Departamento de Córnea y Cirugía Refractiva del IMO, Daniel Elies, ha asegurado que ha sido uno de los ámbitos en el que han aparecido "más novedades", tanto en la mejora de las lentes intraoculares que permiten la corrección del astigmatismo, como en la aparición de equipos quirúrgicos que permiten al cirujano no sólo mejorar la medición, sino también el correcto cálculo y posicionamiento de la lente intraocular dentro del saco capsular del ojo.
En general, tal y como ha apostillado Güell, los pacientes de catarata desconocen la opción de corregir el astigmatismo durante la intervención, pero prefieren prescindir de las gafas y para ello, es imprescindible solucionar además de las cataratas, los defectos refractivos. "El mismo cirujano debe informar al paciente sobre la posibilidad de corregir sus defectos refractivos y prescindir así de gafas correctoras tras la intervención", ha zanjado.

divendres, 24 de juliol de 2015

No frotar ni comprimir el glóbulo ocular, principales consejos si entra en el ojo algún cuerpo extraño


Es importante que la persona accidentada retire el cuerpo extraño por sí misma, ya que puede provocar rasguños en la superficie del ojo.
No frotar ni comprimir el glóbulo ocular son los principales consejos aportados desde el Instituto Oftalmológico Gómez-Ulla, con motivo de la llegada de las celebraciones las fiestas locales estivales.
Además, si la lesión tiene lugar por un golpe en la parte exterior del ojo (párpado o ceja), desde el Instituto se recomienda hacer presión en la zona dañada para cortar la hemorragia, sin llegar a aplicar excesiva fuerza.
Si se producen pequeñas abrasiones por cuerpos extraños como arena, humo o cenizas, los expertos aconsejan que la persona accidentada parpadee repetidamente para intentar expulsar el cuerpo extraño. Y, en el caso en el que no funcione, acudir de inmediato al especialista para que proceda a su extracción.
Asimismo, han insistido en la importancia de que la persona accidentada retire el cuerpo extraño por sí misma ya que puede provocar rasguños en la superficie del ojo.
Ahora bien, en caso de que la lesión se origine por partículas de material pirotécnico es necesario lavar el ojo con agua, frotando sin hacer demasiada fuerza, para eliminar los restos que pueden estar afectando a los tejidos oculares.
Por último, la equimosis, también conocida como ojo morado, necesitará de la aplicación de hielo o compresas frías durante las primeras 24 horas para intentar reducir la hinchazón, manteniendo la cabeza elevada para que la inflamación pueda bajar.
Tras proceder a estas medidas de urgencia, se deberá trasladar al paciente al centro oftalmológico más cercano para revisar la parte interna del ojo ya que pueden originarse desde pequeñas quemaduras en los párpados a erosiones, mutilaciones de tejidos o, en los casos más graves, estallido del ojo.

dimecres, 18 de març de 2015

Nuevos paradigmas en la corrección del astigmatismo


Hasta un 30% de los pacientes candidatos a cirugía de cataratas tiene más de 1,50 dioptrías de astigmatismo
Hasta un 30% de los pacientes candidatos a cirugía de catarata tiene más de 1,50 dioptrías de astigmatismo, según han asegurado diversos expertos en la jornada 'Nuevos paradigmas en la corrección del astigmatismo'.
"El objetivo de la jornada es abordar las últimas novedades en las técnicas quirúrgicas para la corrección del astigmatismo", ha explicado el director del curso de doctorado sobre córnea y cirugía refractiva en la Universitat Autónoma de Barcelona y jefe de la Unidad de Córnea y Cirugía en el Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) de Barcelona, José Luis Güell.
En concreto, durante el encuentro los especialistas han abordado los diversos tipos de cirugía: la intervención de pacientes con astigmatismo que se operan de cataratas, la cirugía en pacientes que se operan de cataratas y que previamente han sido sometidos a un trasplante de córnea; así como la intervención de pacientes jóvenes a los que implantándoles una lente intraocular se les corrige también el astigmatismo.
"Las lentes intraoculares son la solución que más precisión ofrece a los pacientes con astigmatismo", ha comentado el experto, para informar de que durante la jornada se han mostrado tanto las técnicas quirúrgicas como los nuevos instrumentos que permiten una mayor precisión y seguridad en las intervenciones, como el láser femtosegundo, que realiza algunos de los pasos más importantes en la cirugía de catarata.
Respecto a las nuevas tecnologías para la cirugía ocular, el oftalmólogo del Departamento de Córnea y Cirugía Refractiva del IMO, Daniel Elies, ha asegurado que ha sido uno de los ámbitos en el que han aparecido "más novedades", tanto en la mejora de las lentes intraoculares que permiten la corrección del astigmatismo, como en la aparición de equipos quirúrgicos que permiten al cirujano no sólo mejorar la medición, sino también el correcto cálculo y posicionamiento de la lente intraocular dentro del saco capsular del ojo.
En general, tal y como ha apostillado Güell, los pacientes de catarata desconocen la opción de corregir el astigmatismo durante la intervención, pero prefieren prescindir de las gafas y para ello, es imprescindible solucionar además de las cataratas, los defectos refractivos. "El mismo cirujano debe informar al paciente sobre la posibilidad de corregir sus defectos refractivos y prescindir así de gafas correctoras tras la intervención", ha zanjado.

Un trasplante de células madre embrionarias logra devolver la visión a una persona ciega


El ensayo se centró en regenerar células de la retina, la parte del ojo donde se proyectan las imágenes.
Investigadores de la empresa Advanced Cell Technology (ACT) han logrado, mediante el trasplante de células madre embrionarias, devolver la visión a personas ciegas y mejorar la vista de pacientes con discapacidades visuales. De los 18 pacientes que participaron en el estudio presentaban, la mitad presentaba degeneración macular de Stargardt (DMS), y la otra mitad, degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Sólo la segunda dolencia afecta a unos 40 millones de personas en todo el mundo. Aunque no todos los pacientes se han beneficiado del tratamiento, la mayoría de ellos ha logrado mejoras sustanciales.
"Uno de los pacientes era un criador de caballos de 75 años que era ciego del ojo tratado", explica Robert Lanza, jefe científico de Advanced Cell Technology (ACT), la empresa estadounidense que ha financiado el estudio. Un mes después del tratamiento, la visión de Lanza había mejorado tanto que pudo volver a montar a caballo. Técnicamente, el ojo tratado había pasado de ser ciego a tener una agudeza visual de 20/40, suficiente para conducir y equivalente a un 50% de la capacidad total.
"Otros pacientes también declaran mejoras sorprendentes" tras haber recibido el trasplante y ahora pueden hacer cosas que antes les eran imposibles como ver la hora en su reloj o usar un ordenador, asegura Lanza, que también es profesor adjunto de la Universidad Wake Forest. Los resultados del trabajo, publicados en “The Lancet”, muestran que la terapia no ha causado rechazo ni efectos secundarios graves.
El ensayo se centró en regenerar células de la retina, la parte del ojo donde se proyectan las imágenes. En unos casos, los pacientes sufrían enfermedad de Stargardt; en otros, degeneración macular asociada a la edad. Ambas dolencias comportaban una pérdida de células vitales para la captación de la luz y la formación de la imagen.
Para reemplazar las células perdidas, el equipo tomó células madre embrionarias y las convirtió en epitelio pigmentario retinal, el tipo de células que provocaban los problemas de visión en los pacientes. A todos ellos se les inyectaron las células en la retina del ojo que adolecía de un mayor deterioro. De los 18 pacientes tratados, 10 experimentaron mejoras sustantivas en la visión, 7 mejoraron moderadamente o quedaron estables y uno sufrió pérdida de visión. Los ojos no tratados no mejoraron, lo que avala la eficacia del estudio

Proyecto europeo para mejorar el tratamiento del ojo seco


Este proyecto tendrá un importante impacto en la salud pública porque el ojo seco tiene una etiología multifactorial
El Grupo de Investigación en Optometría de la Facultat de Física (GIO) de la Universidad de Valencia se ocupará de la coordinación de un proyecto europeo para mejorar el diagnóstico y el tratamiento del ojo seco, según ha informado este institución académica en un comunicado.

La iniciativa, denominada European Dry Eye Network (EDEN), acarreará una inversión de 2,5 millones de euros para 4 años, y en ella participan, además de la Universidad de Valencia, la Aston University (Reino Unido), la Universidad Complutense de Madrid (España) y el Institute of Biomedical Engineering and Instrumentation de la Politechnika Wroclawska (Polonia), así como la cadena europea de hospitales Optegra y diversas multinacionales del sector.

Tal y como ha explicado el investigador principal de EDEN, David Madrid, este proyecto tendrá "un importante impacto en la salud pública porque el ojo seco tiene una etiología multifactorial" y, en la actualidad, "no existe ninguna herramienta efectiva para su diagnóstico, lo que origina que a menudo no se puedan prescribir tratamientos cien por cien eficaces".

El ojo seco es una de las causas más comunes de consulta oftalmológica en los países desarrollado. Así, se estima que aproximadamente el 30% de los pacientes que visitan a un oftalmólogo o a un optometrista tienen síntomas compatibles con el ojo seco.

Aunque esta patología afecta a personas de todas las edades y sexo, su prevalencia incrementa con la edad. "Diversos estudios han puesto de manifiesto que con el marcado envejecimiento de la población en los países desarrollados, el número de personas con ojo seco se incrementará sustancialmente en los próximos años", avanza Madrid.

Otros factores que también influyen en esta dolencia son el uso del ordenador, las lentes de contacto y la cirugía refractiva (miopía, cataratas). "La exposición a aires acondicionados, la contaminación o los ambientes con baja humedad -coches, aviones, oficinas, centros comerciales- provocan un aumento de la evaporación de la lágrima y, en consecuencia, agravan la intensificación de los signos y síntomas del ojo seco", agrega el investigador del Departamento de Óptica.

Este proyecto está compuesto por diferentes líneas de investigación englobadas en tres bloques de trabajo. Por un lado, se busca la creación de nuevos sistemas que permitan diagnosticar de manera objetiva y no invasiva las diferentes etiologías del ojo seco. Por otro, se estudiará el efecto de nuevos tratamientos. Y finalmente, se analizarán factores de riesgo que pueden favorecer el desarrollo de esta patología e incrementar su sintomatología, según las mismas fuentes.
Nuevas técnicas y fármacos

La Universidad de Valencia, además de la coordinación, se centrará en el análisis de biomarcadores en la lágrima de pacientes sanos con el objetivo de poder realizar un diagnóstico precoz del ojo seco. También evaluará los cambios inducidos en la lágrima por las lentes de contacto y por diferentes cirugías oculares.

Entre las diversas actuaciones de EDEN, destacan la liderada por la Aston University, donde se creará un modelo de ojo artificial para experimentar tratamientos y se llevará a cabo un análisis epidemiológico de prevalencia de la enfermedad. En el Instituto de Ingeniería Biomédica, de la Wroclaw University de Polonia, se desarrollarán nuevas técnicas para analizar de manera objetiva y no invasiva la película lagrimal. Y, por su parte, la Universidad Complutense de Madrid avanzará en la formulación de un nuevo fármaco.

El proyecto EDEN se ha obtenido en la convocatoria Excellent Science del Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea y se integra en el programa Marie Sklodowska-Curie Innovative Training Networks (ITN). En EDEN se contratarán diez científicos predoctorales. Además se creará un doctorado conjunto entre las instituciones académicas involucradas en esta red, de tal forma que las diez personas contratadas obtendrán el título de doctor por al menos dos universidades europeas de diferentes países.

El fosfato de calcio, posible desencadenante de la degeneración macular asociada a la edad

 

Depósitos de proteínas grasas en la retina parecen formarse alrededor de los pequeños trozos de HAP
Una nueva investigación de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland (UM SOM), en Estados Unidos, ha encontrado que diminutos trozos de fosfato de calcio pueden ser un importante factor desencadenante de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una enfermedad ocular degenerativa que puede causar pérdida severa de visión y ceguera, según informan los autores en un artículo que se publica en “Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS).
El bioquímico Richard Thompson, junto con su colega del 'University College London', en Reino Unido, Imre Lengyel, y un equipo internacional multidisciplinario estudiaron muestras de la retina de un grupo de pacientes de edad avanzada, algunos de los cuales tenían DMAE. Estos expertos encontraron que las muestras de DMAE contenían pequeñas esférulas de un fosfato de calcio mineralizado conocido como hidroxiapatita (HAP), que es común en el cuerpo, por ejemplo en la parte dura de los huesos y los dientes, pero nunca había sido identificado antes en el ojo.
La DMAE se desarrolla lentamente durante décadas, con la acumulación de depósitos de proteínas grasas en la retina, que provocan daños al bloquear el flujo de nutrientes en la parte sensible a la luz de los ojos, y la salida de productos de desecho. Los científicos han sabido sobre estos depósitos durante más de un siglo, pero su origen sigue siendo un misterio. Thompson y Lengyel descubrieron que los depósitos parecen formarse alrededor de los pequeños trozos de HAP y, una vez que aparecen estos trozos, el material proteico graso se une a su alrededor y, durante años, se acumulan estos glóbulos.
Estos expertos descubrieron el posible papel de HAP al examinar muestras de tejido de pacientes utilizando difracción de rayos X y productos químicos de tinción fluorescentes. "No sabíamos que HAP podría estar involucrado --dice Thompson, que es profesor asociado de Bioquímica y Biología Molecular--. Eso es lo que hace este trabajo tan interesante. Abre un montón de nuevas oportunidades de investigación".
La DMAE recibe su nombre debido a que afecta a la mácula, el área central de la retina. La mácula es responsable de la visión aguda y directa necesaria para la lectura y la conducción. La enfermedad tiende a atacar a personas mayores, más del 11% de los estadounidenses mayores de 80 años tienen DMAE y el riesgo de contraer esta enfermedad es casi del 30% para los mayores de 75 años. Otros factores de riesgo incluyen fumar, algunas infecciones crónicas y patologías inflamatorias crónicas como la diabetes.
Thompson y Lengyel están estudiando la posibilidad de utilizar la presencia de HAP como una señal de alerta para el riesgo de DMAE con la esperanza de que esto ayude a la intervención temprana antes de que los pacientes hayan sufrido una pérdida irreversible de la visión. Con el tiempo, dicen, puede ser posible idear métodos para reducir los depósitos de HAP o limitar el crecimiento y la progresión de la enfermedad. "Creemos que HAP juega un papel clave en este proceso --sentencia Lengyel--. Ésta es una nueva explicación de cómo comienzan estos depósitos".

WEBS RELACIONADAS :

El mayor espesor de la vaina del nervio óptico es un indicio del aumento de la presión intracraneal

Ayuda a identificar a los pacientes con ictus agudo con mayor riesgo de morir en cuestión de días o meses.

La medición de la vaina mediante ecografía óptica de un nervio que conecta el ojo y el cerebro ayuda a identificar a los pacientes con ictus agudo con mayor riesgo de morir en cuestión de días o meses, según un estudio presentado en la Conferencia Internacional de Apoplejía 2015 de la Sociedad Americana de Ictus.
El trabajo tenía como objetivo la identificación de forma rápida y no invasiva de pacientes con accidente cerebrovascular con mayor riesgo de aumento de la presión intracraneal. "El mayor espesor de la vaina del nervio óptico es un indicio del aumento de la presión intracraneal, puesto que cuando se hincha el cerebro, la presión se transmite a los ojos", señala Vishnumurthy S. Hedna, investigador y profesor asistente de Neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida, en Gainesville, Estados Unidos.
En el estudio participaron 86 pacientes del Hospital Shands de la Universidad de Florida en Gainesville, de los que se sospechaba que presentaban una acumulación de presión intracraneal después del accidente cerebrovascular. Los investigadores usaron ultrasonido ocular (evaluación de los ojos mediante) para medir la vaina que recubre el nervio.
En los pacientes que murieron al poco por derrame cerebral debido al bloqueo de los vasos sanguíneos, el diámetro medio de la vaina del nervio era de 5,82 milímetros, frente a los 5,33 milímetros de los que sobrevivieron. En los aquejados de un accidente cerebrovascular sangrante, el diámetro promedio fue de 6,23 milímetros para los que murieron, frente a 5,72 en el caso de los supervivientes.