dijous, 13 de novembre de 2014

Nanopartículas para tratar el síndrome del ojo seco


Nanopartículas para tratar el síndrome del ojo seco
Síndrome de ojo seco es comúnmente tratada mediante la aplicación de gotas varias veces al día.Investigadores canadienses han desarrollado una solución tópica que contiene nanopartículas que ofrece el ojo con humedad durante varios días. Su estudio fue presentado en el "Nano Investigación".
Científicos de la Universidad de Waterloo infunden nanopartículas biocompatibles con ciclosporina A, la droga también se encuentra en gotas para los ojos. Hicieron las nanopartículas se adhieren al globo ocular durante períodos más largos de tiempo y entregar progresivamente la dosis correcta del medicamento. Después de cinco días, que son absorbidos por el cuerpo.
Debido al hecho de que las partículas permanecen en el ojo y no se lavan a cabo, como gotas para los ojos normales a causa de la capacidad del ojo para la auto-limpieza, sólo una fracción de la droga - cinco por ciento - en comparación con gotas para los ojos, son obligatorios. Esto también evita la irritación y reduce el riesgo de exposición a tóxicos debido al uso excesivo de gotas para los ojos, dice el líder del estudio Shengyan Liu. Se planean ensayos clínicos utilizando las nanopartículas.

Enfermedad de Stargardt tratado con éxito con células madre embrionarias


Enfermedad de Stargardt tratado con éxito con células madre embrionarias
Un equipo de investigadores de Estados Unidos ha sido capaz de devolver la vista en algunos pacientes con enfermedad de Stargardt. Esto se logró utilizando células madre embrionarias. De acuerdo con el estudio publicado en "The Lancet", no se observaron efectos adversos.
En el estudio, diferentes dosis de células de la retina derivadas de células madre embrionarias se inyectaron en los ojos de 18 pacientes con la enfermedad de Stargardt. Diez pacientes mostraron mejoras sustanciales en lo bien que se podían ver. En siete pacientes, la agudeza visual se mantuvo igual o mejoró ligeramente. En un paciente, la agudeza visual se redujo ligeramente. Hasta la fecha, no existen tratamientos tradicionales para este tipo de enfermedad de la retina que en última instancia puede conducir a la ceguera.
Se observaron los pacientes durante un máximo de 37 meses, en promedio, el seguimiento fue de 22 meses. El siguiente paso sería examinar si es o no una dosis más alta de células madre de la retina puede intensificar el efecto.

Un nuevo tratamiento puede curar cierta forma de ceguera


Un nuevo tratamiento puede curar cierta forma de ceguera
La amaurosis congénita de Leber (Leber congenital amaurosis, LCA) puede alterar la visión e, incluso, causar ceguera, y hasta el momento no se conoce ninguna cura. Pero un nuevo medicamento por vía oral está mostrando un progreso significativo para restaurar la visión en pacientes de LCA, según un estudio canadiense publicado en "The Lancet".
El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de McGill, en Montreal, incluyó 14 participantes de todo el mundo con LCA, con una edad que oscilaba entre los 6 y los 38 años. Su ceguera estaba causada por mutaciones en los genes RPE65 o los genes LRAT, que impiden la producción de la molécula importante 11-cis retiniana y causa lentamente la muerte de las células de la retina.
Los pacientes con las mutaciones RPE65 o LRAT recibieron un retinoide intermedio por vía oral (QLT091001), y la visión de la mayoría de los pacientes mejoró rápidamente. "Descubrimos que podía despertarse a una cierta porción de las células de la retina que no estaban funcionando debido a la falta de 11-cis retiniana", explicó Robert Koenekoop, autor del estudio. "Contrariamente a lo que se pensaba con anterioridad, los niños con LCA y defectos en RPE65 o LRAT no nacen con las células de la retina muertas; las células pueden, simplemente, inactivarse".
Diez de los 14 pacientes expandieron sus campos visuales y otros mejoraron su agudeza visual. Los estudios cerebrales de la corteza visual mostraron marcadas mejoras en la actividad cerebral en pacientes que también mejoraron su campo visual y agudeza visual. "Esto proporciona esperanza a muchos pacientes que sufren esta degeneración retiniana devastadora", dijo Koenekoop.

dijous, 18 de setembre de 2014

Las actividades en espacios exteriores pueden estar vinculadas al síndrome de exfoliación de los ojos

09/09/2014

Las actividades en espacios exteriores pueden aumentar las probabilidades de que se presente el síndrome de exfoliación (XFS) en los ojos, un trastorno que se ha vinculado a las cataratas y al glaucoma.

El síndrome de exfoliación es un envejecimiento nocivo del ojo asociado a cataratas, hipertensión intraocular y bloqueo de la vena retinianas. Hay indicios de que los factores relacionados con el clima contribuyen a este síndrome. Por ejemplo, australianos aborígenes que pasan mucho tiempo en espacios exteriores tienen una mayor prevalencia del trastorno. Sin embargo, la relación entre la radiación ultravioleta (UV) y el síndrome de exfoliación necesita más evaluación pues en algunos estudios no ha sido constante una correlación.

Los autores analizaron la relación entre la radiación UV y el síndrome de exfoliación en un estudio con participantes clínicos en Estados Unidos (118 casos, 106 pacientes de control) e Israel (67 casos, 72 participantes de control). Los autores analizaron la latitud donde las personas vivían y el número promedio de horas por semana que pasaban en espacios exteriores.

Los lugares donde las personas viven al parecer tienen relación con el síndrome de exfoliación, y cada grado de latitud de residencia promedio de por vida ponderado de se asoció a un incremento de 11% en las probabilidades de presentar el síndrome de exfoliación. Cada hora por semana pasada en espacios exteriores durante el verano, promediada durante el curso de la vida, también se acompañó de un incremento de 4% en las probabilidades de presentación del síndrome de exfoliación. Las posibilidades de síndrome de exfoliación disminuyeron 2% en Estados Unidos, pero no en Israel, por cada 1% de tiempo de verano promedio de por vida durante el día en que se utilizaban gafas para el sol. En Estados Unidos, un antecedente de trabajar sobre la superficie del agua o la nieve también se acompañó de un incremento de las probabilidades de síndrome de exfoliación. Al parecer no existe ninguna relación entre el uso de sombrero de ala y este síndrome.

«Esta investigación proporciona evidencia de que los rayos ultravioleta reflejados contribuyen al síndrome de exfoliación. De ninguna manera excluye otros mecanismos genéticos y ambientales en la patogénesis del XFS. Si se confirma en otros estudios, podría haber motivos para considerar la utilización más general de gafas bloqueadoras de la luz ultravioleta en la prevención del síndrome de exfoliación».

Fuente: Science Daily
Nuevos avances en la investigación en torno al glaucoma han identificado cuatro variantes genéticas vinculadas al riesgo de presentación de la enfermedad, informaron investigadores.
Un equipo de científicos internacionales descubrió que las variantes de ABCA1, que ayudan a reforzar las membranas celulares al regular el colesterol celular y el  metabolismo de los lípidos, desempeñan un papel en la determinación de la tensión intraocular (TIO).
La TIO se suele medir mediante una prueba de «descarga de aire» en el consultorio de un oculista y es un factor de riesgo importante para la aparición y el agravamiento de glaucoma y el único elemento tratable de la enfermedad.
El año pasado un equipo dirigido por el asesor del Hospital Moorfields de Londres, Ananth Viswanathan, descubrió que las variantes en el gen ICA1, que también interviene en el metabolismo de los lípidos, están muy relacionadas con las cifras de tensión intraocular.
El Sr. Viswanathan dijo: «Los descubrimientos son importantes pues mejoran nuestra comprensión del riesgo de esta enfermedad grave y pueden culminar en mejores tratamientos».
Los hallazgos de estos estudios −y otros dos estudios sobre glaucoma− fueron publicados en Nature Genetics.
En la última investigación, publicada la semana pasada, se comparó a los pacientes con glaucoma con sujetos de control sanos para detectar diferencias genéticas.
El Sr. Viswanathan, quien fue coautor de uno de los estudios, identificó la secuencia de variaciones del gen ABCA1 como un elemento que interviene en la patogénesis de la enfermedad.
Este hallazgo también contribuyó al tercer estudio publicado, remitido por un grupo de científicos de instituciones asiáticas y que investiga las bases genéticas del glaucoma en originarios de Asia oriental.
«Estos estudios no sólo confirman los hallazgos de investigaciones previas, sino el nuevo hallazgo de una repercusión constante del gen ABCA1 en la determinación de la tensión intraocular y el glaucoma, que señala el metabolismo de lípidos como una vía metabólica clave en la enfermedad y en la evolución de la misma», dijo.
Señaló que los trabajos también resaltaban nuevos factores de riesgo asociados. El estudio respaldó la teoria de que el espesor de la cornea, la ventana frontal del ojo, podría estar independientemente relacionado con la tensión intraocular.
«Esto se debe a que descubrimos que variantes del gen FNDC3B, que está relacionado con el espesor de la córnea, intervienen en la determinación de la tensión intraocular aún cuando se tome en cuenta el efecto de sesgo del espesor corneral», dijo el Sr. Viswanathan.
Fuente: doctors.net.uk

divendres, 3 de gener de 2014

Les imatges reflex ades en la pupil·la d'una persona fotografiada poden recuperar-se

Las imágenes reflejadas en la pupila de una persona fotografiada se pueden recuperar (PLoS ONE)

  • Las imágenes reflejadas en la pupila de una persona fotografiada se pueden recuperar (PLoS ONE)
La pupila del ojo en una fotografía puede tener "una gran información oculta".
Un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de York ha demostrado que se pueden recuperar las imágenes reflejadas en la pupila de una persona fotografiada. Este trabajo puede ser un gran avance en medicina forense, ya que se puede recurrir a este sistema en casos de toma de rehenes o abusos sexuales infantiles, entre otros, según ha explicado el autor principal del trabajo, Rob Jenkins.
Los expertos han indicado que la pupila del ojo en una fotografía puede tener "una gran información oculta". En ellas se puede ver al fotógrafo y a los transeúntes, unas caras que se pueden usar como evidencias durante investigaciones penales, para reconstruir redes de socios o para vincular a las personas con un lugar.
Los autores de esta investigación, publicada en “PLoS ONE”, han utilizado un zoom de alta resolución en fotografías tipo carnet para recuperar imágenes que podrían identificarse con precisión, a pesar de su baja calidad.
Para establecer si los 'reflejados' podían ser identificados a partir de las imágenes extraídas, los investigadores presentaron las caras como estímulos en una especie de juego. Los observadores que no estaban familiarizados con los rostros de los transeúntes realizaron el reconocimiento con un 71% de precisión, mientras que los participantes que conocían los rostros mostrados lo hicieron con un 84% de precisión.
Para los científicos, en una prueba de reconocimiento espontáneo, los observadores podrían nombrar de manera fiable un rostro familiar que apareciera en una imagen reflejada en los ojos.
"La pupila del ojo es como un espejo negro. Para mejorar la imagen, tienes que acercar y ajustar el contraste", ha explicado Jenkins, para añadir que "una imagen de una cara que se recupera de una reflexión en el ojo es 30.000 veces más pequeña que la cara del sujeto". "En la investigación, el área de todo el rostro para los que estaban allí reflejados era de 322 píxeles en promedio", ha apuntado.
A su juicio, "en el contexto de las investigaciones penales, este sistema podría ser utilizado para muchos casos, y, además, puede ser especialmente importante en los casos en los que los autores de la pena fotografíen a sus víctimas". "Las reflexiones en los ojos de las víctimas podrían revelar la identidad del fotógrafo", ha insistido.
En este sentido, ha indicado que unas 40 millones de fotografías se suben al día sólo a Instagram. "Los rostros están entre los objetos más frecuentemente fotografiados y este estudio sirve como un recordatorio para que los usuarios tengan cuidado con lo que suben", ha indicado. "Los ojos de tus fotografías pueden mostrar dónde estás y con quién", ha advertido.