dimecres, 18 de març de 2015

El fosfato de calcio, posible desencadenante de la degeneración macular asociada a la edad

 

Depósitos de proteínas grasas en la retina parecen formarse alrededor de los pequeños trozos de HAP
Una nueva investigación de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland (UM SOM), en Estados Unidos, ha encontrado que diminutos trozos de fosfato de calcio pueden ser un importante factor desencadenante de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una enfermedad ocular degenerativa que puede causar pérdida severa de visión y ceguera, según informan los autores en un artículo que se publica en “Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS).
El bioquímico Richard Thompson, junto con su colega del 'University College London', en Reino Unido, Imre Lengyel, y un equipo internacional multidisciplinario estudiaron muestras de la retina de un grupo de pacientes de edad avanzada, algunos de los cuales tenían DMAE. Estos expertos encontraron que las muestras de DMAE contenían pequeñas esférulas de un fosfato de calcio mineralizado conocido como hidroxiapatita (HAP), que es común en el cuerpo, por ejemplo en la parte dura de los huesos y los dientes, pero nunca había sido identificado antes en el ojo.
La DMAE se desarrolla lentamente durante décadas, con la acumulación de depósitos de proteínas grasas en la retina, que provocan daños al bloquear el flujo de nutrientes en la parte sensible a la luz de los ojos, y la salida de productos de desecho. Los científicos han sabido sobre estos depósitos durante más de un siglo, pero su origen sigue siendo un misterio. Thompson y Lengyel descubrieron que los depósitos parecen formarse alrededor de los pequeños trozos de HAP y, una vez que aparecen estos trozos, el material proteico graso se une a su alrededor y, durante años, se acumulan estos glóbulos.
Estos expertos descubrieron el posible papel de HAP al examinar muestras de tejido de pacientes utilizando difracción de rayos X y productos químicos de tinción fluorescentes. "No sabíamos que HAP podría estar involucrado --dice Thompson, que es profesor asociado de Bioquímica y Biología Molecular--. Eso es lo que hace este trabajo tan interesante. Abre un montón de nuevas oportunidades de investigación".
La DMAE recibe su nombre debido a que afecta a la mácula, el área central de la retina. La mácula es responsable de la visión aguda y directa necesaria para la lectura y la conducción. La enfermedad tiende a atacar a personas mayores, más del 11% de los estadounidenses mayores de 80 años tienen DMAE y el riesgo de contraer esta enfermedad es casi del 30% para los mayores de 75 años. Otros factores de riesgo incluyen fumar, algunas infecciones crónicas y patologías inflamatorias crónicas como la diabetes.
Thompson y Lengyel están estudiando la posibilidad de utilizar la presencia de HAP como una señal de alerta para el riesgo de DMAE con la esperanza de que esto ayude a la intervención temprana antes de que los pacientes hayan sufrido una pérdida irreversible de la visión. Con el tiempo, dicen, puede ser posible idear métodos para reducir los depósitos de HAP o limitar el crecimiento y la progresión de la enfermedad. "Creemos que HAP juega un papel clave en este proceso --sentencia Lengyel--. Ésta es una nueva explicación de cómo comienzan estos depósitos".

WEBS RELACIONADAS :

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada