dimecres, 18 de març de 2015

El mayor espesor de la vaina del nervio óptico es un indicio del aumento de la presión intracraneal

Ayuda a identificar a los pacientes con ictus agudo con mayor riesgo de morir en cuestión de días o meses.

La medición de la vaina mediante ecografía óptica de un nervio que conecta el ojo y el cerebro ayuda a identificar a los pacientes con ictus agudo con mayor riesgo de morir en cuestión de días o meses, según un estudio presentado en la Conferencia Internacional de Apoplejía 2015 de la Sociedad Americana de Ictus.
El trabajo tenía como objetivo la identificación de forma rápida y no invasiva de pacientes con accidente cerebrovascular con mayor riesgo de aumento de la presión intracraneal. "El mayor espesor de la vaina del nervio óptico es un indicio del aumento de la presión intracraneal, puesto que cuando se hincha el cerebro, la presión se transmite a los ojos", señala Vishnumurthy S. Hedna, investigador y profesor asistente de Neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida, en Gainesville, Estados Unidos.
En el estudio participaron 86 pacientes del Hospital Shands de la Universidad de Florida en Gainesville, de los que se sospechaba que presentaban una acumulación de presión intracraneal después del accidente cerebrovascular. Los investigadores usaron ultrasonido ocular (evaluación de los ojos mediante) para medir la vaina que recubre el nervio.
En los pacientes que murieron al poco por derrame cerebral debido al bloqueo de los vasos sanguíneos, el diámetro medio de la vaina del nervio era de 5,82 milímetros, frente a los 5,33 milímetros de los que sobrevivieron. En los aquejados de un accidente cerebrovascular sangrante, el diámetro promedio fue de 6,23 milímetros para los que murieron, frente a 5,72 en el caso de los supervivientes.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada